Bienvenidos al Blog

Bienvenidos a mi espacio personal, dedicado con mucho cariño y dedicación, a la vida en milicia, de ayer, hoy y todos los tiempos. En este blog iré colgando mis breves relatos, de esos que se escriben en momentos de inspiración, y que salen del corazón.

En ellos no hay ni motivaciones ideológicas, ni representación alguna de críticas o quejas, sencillamente son un compendio de ficciones literarias, que dedico a los españoles de todos los tiempos, que en un momento u otro de la historia de España, estuvieron, han estado o estarán vinculados con la vida en la Milicia, que han convivido con sus virtudes, sus defectos, sus emociones, sentimientos, pero sobre todo han sentido en sus espíritus, esas palabras que escribió Calderón de la Barca, y que rezaba en una estrofa aquello de "... la milicia no es más que una religión de hombres honrados...".

La espada y la pluma han sido compañeros de viaje durante toda la historia, y siempre se han respetado cuando la lid ha sido justa. Agradezco a todos los visitantes su tiempo por dejarlo aquí, y agradezco los comentarios que obviamente me servirán para mejorar
.

Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia legal de todos los derechos reservados al Autor, y por lo tanto, cualquier copia o difusión sin autorización ni conocimiento del autor, serán puestos en conocimiento de los servicios jurídicos. Este blog queda protegido por los derechos de autor y Propiedad Intelectual Registrada.

lunes, 8 de agosto de 2011

LA RECUPERACIÓN



-¿Tan mal está el vehículo?- Preguntaba el Brigada Morales, jefe del equipo de recuperación.

-Han dicho por radio que están a mitad de un barranco, y que la zona es mala Jefe, deben estar tirando.  Allí ya hay un par de VEC,s y algo más, pero la cosa no debe de pintar bien.- Respondió el Sargento Carmona, responsable del vehículo BMR “Recovery” .

Se dirigían por la carretera de Mostar a Jablanica  con dos vehículos, un Nissan Patrol y el BMR Recovery.  Un camión del contingente español de UNPROFOR se había despeñado por un barranco debido a un ataque con armas ligeras, al convoy con suministros que intentaba llegar a la ciudad de Konjic.

El ataque había provocado que uno de los camiones de suministros con sus dos ocupantes, se hubiera precipitado por un barranco, y milagrosamente todavía no había caído al río Neretva que amenazante esperaba para engullirlos.  Por la orografía y lo aparatoso del accidente, no se había podido llegar hasta los ocupantes, que permanecían en el camión corriendo la misma suerte que el mismo.

jueves, 4 de agosto de 2011

CABEZA DE PLAYA


El agua salpicaba desde los laterales de la barcaza, y algunos disparos silbaban por encima de las cabezas de los legionarios de la 6ª Bandera de la Legión, que estaba a escasos metros de la playa de la Cebadilla, en el inicio del desembarco en Alhucemas.


La artillería rifeña comenzó a vomitar fuego creando una barrera de fuego en la misma cabeza de playa.  Los legionarios miraban por encima de sus cabezas, y lejos de sentir miedo, sentían desesperación por no estar ya en tierra firme, comenzando hacer su trabajo.


Algunos disparos impactaron contra la barcaza. -¡¡Agachad las cabezas!!- Gritó el Capitán Novales, pero ninguno obedeció, todos seguían mirando esperando ver a los mal nacidos que les estaban aderezando la llegada.  En todos aquellos legionarios de la 6ª Bandera se podía ver a través de sus ojos, unos deseos implacables de venganza.  El que más o el que menos, tuvo un familiar o amigo o conocido asesinado en todo el caos y desbandada del desafortunado desastre de Annual. Y ahora tocaba devolver el pago con el que el moro Abd-el-Krim había pagado a los desgraciados soldados españoles.


Ellos, los legionarios de la 6ª Bandera no eran precisamente esos corderos llevados o dejados en el matadero, eran la fuerza de choque más precisa y temeraria de cuantas pisaban África y Marruecos, y los rifeños ya comenzaban a saber quiénes eran y como trabajaban los legionarios españoles.

lunes, 1 de agosto de 2011

EL BESO A LA BANDERA



Jaime sabía que eran los últimos reclutas, después se acabó, la mili era ya cosa de los libros e iba a ser cosa de batallitas que contar a hijos y nietos.  Estaba en formación en pleno acto de Jura de Bandera.  Se sentía emocionado, se sentía importante.

Era el guía de su Compañía e iba a ser el primero de todos sus compañeros en besar la Enseña Nacional.  Una Bandera de España que llevaba recogiendo los besos de tantos hijos a lo largo  de un par de siglos, que ya solo verla exportaba una extraña sensación, como la que despiertan las madres en los hijos.   Aquella Bandera representaba muchas cosas, la más importante, el compromiso con la Patria.  Ahora no le sonaba raro esa palabra, Patria.  Hace unos meses, para un muchacho recién salido del instituto, le sonaba a algo viejo, a algo de los libros, a cosas muy ajenas a su mundo.

En cambio ahora, tras dos meses de convivir con otros hombres, con encontrar hermanos entre la masa de desconocidos, de aprender a ser humilde, honrado, pulcro, educado (más si cabe), tenaz, abnegado, después de haber descubierto todos esos valores y virtudes que llevaban años ocultos en su interior, ahora entendía el porqué de ese esfuerzo y sacrificio.  Y en ese mismo instante comenzaba a honrar a todos aquellos Soldados que le habían precedido, y a los que posteriormente a lo largo de los años, en una u otra vicisitud, iban a continuar entregándose por España.